Intercima
Consultores

La gestión de riesgos: El camino hacia el empoderamiento de la prevención.

img_9630

por: Carlos Allier

 La gestión de riesgos: El camino hacia el empoderamiento de la prevención

En los últimos tiempos, la cultura de la prevención en las organizaciones ha sido transcendental para evitar que algo suceda dentro del funcionamiento de la empresa; y como bien sabemos la rentabilidad de una empresa depende del éxito en la realización de su planeación. La pregunta que se hacen los directores regularmente es ¿Qué pasa si no  resulta como lo planeamos?

La planeación por si sola es un proceso de prevención en donde queremos asegurar que lo planificado se cumpla, no basta con una planeación plana que determine el contexto interno y externo de la organización. Además de ello, se debe analizar ese contexto en el que se encuentra asociado el futuro de los proyectos de la empresa, y de asegurar que los proyectos establecidos no sufran desviaciones en el camino.

La siguiente pregunta que nos debemos plantear es ¿Un estratega podrá definir con toda precisión un plan de proyecto?; ¡claro que no! porque hay cambios inesperados en la tecnología en los recursos humanos, necesidades propias del negocio o en el ambiente macroeconómico. Por lo tanto, el riesgo deriva del futuro incierto que representa la probabilidad de que el resultado obtenido no sea el planeado y tenga un impacto importante en el proyecto.

Sin duda todos los proyectos corren riesgos esto es debido a la variabilidad que están sujetas y al impacto que puedan tener en el plan establecido, por ello, mi recomendación es establecer un  proceso o método para gestionar el riesgo.

La gestión de riesgos se debe de entender como los métodos que persiguen determinados objetivos y beneficios para las empresas, considerando los distintos tipos de riesgos ante los que estas se han de enfrentar y las diferentes etapas por las que ha de atravesar.

Las empresas deben tener robustos protocolos de gestión de riesgos para poder anticiparse a cualquier posible problema.

 

Consideremos los casos de conocidos por el escándalo de las emisiones contaminantes e los automóviles de Volkswagen o el derrame de crudo ocasionado por BP en el Golfo de México tienen un elemento en común: el aparente fracaso en la gestión de riesgos dentro de sus procesos; el error que ambas compañías cometieron fue apostar fuerte en sus proyectos de innovación dejando a un lado la correcta evaluación de gestión de riesgos asociados a sus proyectos de innovación.

Con base en el punto anterior, la mejor forma de evitar problemas como los de Volkswagen y BP es realizar una evaluación de riesgos en cada fase de un proyecto, desde la fase de inversión a la fase operacional; por lo que, los resultados de las sucesivas evaluaciones deberán ser compartidos con todas las personas y departamentos implicados.

Cuando evaluemos los riesgos de cada etapa del proyecto no hay que hacerlo de manera conservadora, hay que eliminar el miedo por perder la flexibilidad y agilidad de los proyecto, la evaluación de los riesgos no tiene que frenar ni interferir en ningún área, debemos asegurarnos que los miembros de la empresa entienda que es un proceso que sólo trata de evaluar, documentar y comunicar. Pero lo más importante; no pasar por alto los riegos de los procesos del proyecto.

Recomiendo a las empresas que tomen el proceso de la gestión de riesgos como una vertiente estratégica si desean estar a la cabeza de la prevención y el mejoramiento de procesos y proyectos, solo así pueden establecer una metodología que impacte y controle todos los riesgos y permita la agilidad necesaria de todo proceso de la empresa.

Para finalizar, 1) incorporar la gestión de riesgos de manera eficaz y correcta aporta beneficios  a la empresa. 2) El conocimiento de posibles riesgos y su probabilidad de producirse, permite una planificación estratégica más efectiva que conlleva a una mayor eficiencia y efectividad, así como menores costos asociados a esos imprevistos previamente identificados y controlados. 3) La continua revisión y comunicación de los datos propicia que todos los miembros cuenten con una visión global del proyecto y los riesgos que conlleva, dotando a la empresa de una gran ventaja competitiva única y por ende los beneficios de rentabilidad irán en crecimiento constante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *