Intercima
Consultores

Calidad, el factor clave para el desarrollo de empresas y empresarios competitivos

callier_foto (175x175)

Por: Carlos Allier N.

Calidad, el factor clave para el desarrollo de empresas y empresarios competitivos

 

Hoy en día la calidad debería ser una definición intrínseca dentro de las empresas, es decir ser  parte de una cultura de mejora de los procesos y controles para lograr la competitividad. Sin embargo, muchas empresas y organizaciones conciben la calidad como un lujo y no como una herramienta de desarrollo empresarial, en este sentido, es necesario que todo empresario se cuestione sobre ¿cuál es la importancia que tiene la calidad dentro y fuera de la organización? ¿Cuáles son las ventajas y beneficios que conlleva implementar la calidad dentro de las organizaciones?

Para dar respuesta a las interrogantes antes planteadas, se debe considerar que la calidad:

  1. Debe ser administrada por la importancia que tiene en el desarrollo de la empresa al intervenir en cada uno de los diferentes procesos internos de la misma más allá de los controles establecidos.
  2. Es una herramienta para lograr la competitividad, ya que una empresa que no es competitiva no aspira a transcender en los mercados.
  3. Implica, un proceso cambio en la forma de concebir y gestionar a la empresa para lograr el progreso y salud organizacional; pero sobre todo, competitividad dentro del mercado al ofertar productos y/o servicios basados en estándares de calidad; lo cual determinara la presencia y éxito de las empresas dentro del mercado traspasando fronteras.

Una de las limitaciones para gestionar la calidad es pensar que esta, es solo para grandes empresas con una larga trayectoria en el mercado; no obstante, la calidad es asunto de cualquier organización sin importar su giro, tamaño o tiempo de permanencia en el mercado. Por consiguiente, las pequeñas y jóvenes empresas también pueden incorporar la calidad a sus procesos para generar cambios en los productos o servicios haciéndolos más competitivos y donde el éxito se traduzca en mayores ventas y presencia en su sector.

Evidentemente, permanecer como negocio rentable y competitivo requiere que las empresas cumplan las exigencias de sus clientes, quienes cada vez establecen estándares de calidad más elevados de los productos o servicios, esto quiere decir que ahora los clientes ya no aceptan inconsistencias en ellos. En este sentido, como proveedor deberá organizar la empresa de tal manera que todos los factores técnicos, administrativos, humanos y financieros que afecten a la calidad del producto o servicio estén bajo control; para ello se puede recurrir a modelos de calidad tales como el estándar ISO 9001:2015 el cual permite desarrollar un sistema de calidad documentado partiendo de la satisfacción del cliente y de las partes interesadas a través de su contexto organizacional , es decir que ahora la organización debe de identificar todos los temas externos e internos relevantes a su dirección estratégica, a su vez donde se deben consideras los temas tecnológicos, culturales, de mercado, sociales, económicos, etc., que puedan afectar a las estrategias de la organización, con la diferencia que en este caso en particular es enfocado al producto o servicio.

Por lo tanto, como empresarios debemos considerar hacer una la alineación estratégica con la calidad con la finalidad de detectar los riesgos que pongan en peligro a nuestra empresa  y así  establecer un sistema de calidad robusto orientado a la prevención de nuestros procesos.

Finalmente, cabe reiterar que la calidad es un tema obligado en el quehacer gerencial y de la cultura organizacional de cualquier empresa inmersa en un contexto de competitividad; por lo que es primordial realizar un análisis cuidadoso de la organización, identificando lo que se está haciendo en aras de la calidad de los servicios o productos, de cómo se asegura cada proceso y la forma en que están llevando las métricas para obtener los niveles de la calidad deseados por los clientes. Lo importante es establecer un sistema de calidad que ayude a consolidar más rápidamente los negocios y así lograr pasos agigantados hacia la competitividad de las empresas.

Una organización exitosa es reflejo de quien la dirige, pero la calidad es responsabilidad de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *